top of page
  • Foto del escritorRegenerativa

Soluciones Técnicas para Reducir el Carbono Incorporado de la Operación del Edificio parte II

La reducción de las emisiones operativas será un proceso secuencial que implica medir la energía de referencia, reducir la necesidad de energía, suministrar energía limpia e integrarse a la red.

Exploremos cada uno de estos.

Paso 1: Comprenda su línea de base

Aquí, el viejo adagio "Lo que se mide, se gestiona" suena cierto.

El primer paso para reducir el carbono operativo es comprender su consumo de energía de referencia. Una vez que se mide el carbono operativo de referencia, puede evaluar el consumo de energía y establecer objetivos para reducirlo.

Existen varias herramientas que pueden ayudarlo a medir la eficiencia energética de su edificio, incluidas las siguientes:


  1. Cero tool

  2. Portfolio Manager de ENERGY STAR para ciudades

  3. Intensidad de Demanda de Energía Térmica (TEDI)

  4. Intensidad de uso de energía (EUI)


Cuando desee medir las emisiones de un edificio, puede utilizar la intensidad de los gases de efecto invernadero (GEI). GEEI se refiere a la cantidad de emisiones de GEI producidas por unidad de energía consumida. Este es el indicador principal que normalmente se usa para comprender las emisiones operativas de los edificios.


Tomar nota:
Es importante medir tanto la energía operativa como las emisiones operativas de un edificio para obtener una imagen completa de su impacto ambiental. Herramientas como TEDI y EUI pueden ayudarlo a comprender si su edificio es energéticamente eficiente, pero no indican las emisiones reales de GEI. Un edificio con TEDI y EUI bajos aún puede tener emisiones operativas desfavorables (GHGI alto) si utiliza fuentes de energía basadas en combustibles fósiles. De manera similar, un edificio con bajos GEEI, que usa energía renovable, podría tener un alto EUI y TEDI, lo que tampoco es lo ideal.

Paso 2: Reduzca el consumo de energía

Puede reducir el uso de energía y las emisiones de GEI de edificios nuevos o existentes a través de la eficiencia energética y la electrificación de edificios. La eficiencia energética consiste en hacer que un edificio sea lo más eficiente posible desde el punto de vista energético, de modo que necesite menos energía para funcionar. La electrificación implica cambiar los electrodomésticos basados en combustibles fósiles por otros eléctricos y eficientes.


Eficiencia energética:

Para la construcción nueva, esto se puede lograr a través del diseño de edificios, integrador o pasivo, que utiliza el diseño, la estructura y la forma para reducir o eliminar la necesidad de refrigeración, calefacción, ventilación e iluminación mecánicas. Maximiza la luz, el calor y el aire naturales movimiento en una ubicación específica para crear un ambiente interior confortable. Esto puede implicar el uso de envolventes de edificios de alto rendimiento y el control del movimiento del aire interior a través del sellado del aire, la compartimentación y la ventilación mecánica equilibrada. Otra forma de reducir el consumo de energía y optimizar la eficiencia energética es garantizar que un edificio esté protegido contra los efectos adversos del clima. , especialmente viento frío o lluvia, por ejemplo, sellando grietas o huecos en el exterior del edificio y usando aislamiento en paredes, áticos y pisos del edificio para evitar que el calor se escape.

Para los edificios existentes, puede utilizar modificaciones energéticamente eficientes. Esto podría incluir la instalación de nuevos materiales de aislamiento, iluminación de bajo consumo (por ejemplo, diodos emisores de luz o LED) y electrodomésticos, y actualizaciones más complejas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) u otros sistemas de construcción.

Las bombas de calor son un sistema HVAC:

De bajo consumo que se puede utilizar en todos los climas. Las bombas de calor son tan eficientes porque mueven el calor en lugar de generarlo. En invierno, una bomba de calor recoge el calor del aire o del suelo (incluso en temperaturas bajo cero) y lo traslada al interior. Ese flujo se invierte para enfriar los edificios en verano al mover el calor al exterior. Las bombas de calor pueden reemplazar tanto un horno como un acondicionador de aire. Además, se pueden usar en calentadores de agua, secadoras de ropa y otros electrodomésticos.

Es importante tener en cuenta que las oportunidades de remodelación más rentables e impactantes dependerán del contexto local, como el clima local y las características del edificio. Estos factores son clave para cualquier proyecto de remodelación y pueden identificarse a través de una auditoría energética.

Además de reducir la demanda de energía a través de tecnologías eficientes, también puede aprovechar el potencial del cambio de comportamiento. Nuestras acciones y elecciones cotidianas en el hogar, como hervir agua para el té o tomar una larga ducha caliente, son los principales impulsores del consumo de energía. En 2018, el sector residencial, representó el 20 % de la demanda total de energía. El simple hecho de desenchufar los electrodomésticos cuando no están en uso y cambiar los puntos de ajuste del termostato puede marcar una verdadera diferencia. Estos comportamientos de ahorro de energía pueden ser fomentados por los informes de energía del hogar, que brindan a los propietarios información sobre su consumo de energía, como la cantidad de energía que usan cada mes y cómo se compara su uso de energía con otros hogares en su área.


Celular: 942-367-037

Link de WhatsApp:





Regenerativa

Regenerando el mundo contigo.

Servicios de Ingeniería y eficiencia energética de alto desempeño

bottom of page