top of page
  • Foto del escritorRegenerativa

Regulaciones

Un enfoque que pueden adoptar los gobiernos consiste en establecer compromisos cuantificables y/o estándares aplicables a otros actores en el espacio de los materiales de construcción, como los fabricantes de materiales y los promotores inmobiliarios. Establecer requisitos bajos en carbono incorporado para los edificios de propiedad del gobierno es un buen punto de partida.

Herramientas regulatorias
  • Políticas de zonificación y uso del suelo: estas políticas pueden exigir que todos los edificios dentro de una designación de zonificación sigan requisitos específicos de carbono incorporado y limiten la zonificación de una manera que garantice que se logrará. Por ejemplo, los gobiernos pueden implementar objetivos de carbono incorporado para el proceso de zonificación al planificar vecindarios con bajas emisiones de carbono o al crear requisitos de zonificación para materiales de base biológica.

  • Reglamentos y ordenanzas de construcción: Los reglamentos y ordenanzas de construcción ejercen influencia sobre todas las construcciones públicas y privadas, haciendo de estas políticas instrumentos efectivos para la reducción de carbono. Los códigos de construcción son un conjunto de normas que rigen el diseño, la construcción y la modificación de edificios. Pueden establecer requisitos para construcciones nuevas o renovaciones importantes, y su incumplimiento puede dar lugar a multas o penalizaciones. Estas reglamentaciones también pueden exigir la presentación de informes de resultados de ACV o requisitos específicos de rendimiento de carbono incorporado para proyectos de construcción nuevos o remodelados.

  • Políticas de residuos y circularidad: estas políticas se centran en el ciclo de vida de los materiales de construcción y las consideraciones al final de su vida útil. Pueden incluir requisitos de recuperación de residuos de construcción para la demolición de edificios, modernizaciones y nuevas construcciones, así como requisitos de diseño de reutilización adaptativa para nuevos proyectos de construcción. Los gobiernos pueden agregar requisitos sobre el manejo de desechos a diferentes tipos de proyectos. De cara al futuro, las políticas podrían centrarse en fomentar el diseño para el desmontaje y los criterios de adaptabilidad en los proyectos de construcción. Esta política garantiza que los elementos y materiales de construcción puedan recuperarse mediante la deconstrucción y la reutilización, no solo el reciclaje.

  • Objetivo de reducción de carbono incorporado en toda la ciudad: las ciudades pueden usar políticas para establecer objetivos progresivos de reducción de carbono incorporado para la construcción de todos los edificios nuevos, así como para las grandes renovaciones. Estos también pueden especificar cuándo el carbono incorporado cero neto será obligatorio de acuerdo con las hojas de ruta nacionales.

  • Permisos: los gobiernos pueden usar su influencia sobre los permisos de construcción a través de permisos acelerados o de tarifa reducida como incentivo para proyectos que persiguen objetivos de bajo contenido de carbono incorporado. Por ejemplo, las aprobaciones de permisos y desarrollo podrían acelerarse para el desarrollo de relleno y la rehabilitación de edificios existentes con avanzados metas de reducción de carbono incorporado. Los gobiernos también pueden aprovechar su autoridad sobre las aplicaciones de demolición para fomentar la reutilización de estructuras y materiales existentes. Las demoliciones conducen a la destrucción o degradación de los materiales. Por lo tanto, reducir el alcance o la frecuencia de las demoliciones respalda las prácticas de construcción sostenible y la conservación de los materiales.


Estudio de caso: La estrategia de carbono incorporado en Vancouver, Canadá.


Se está enfocando un esfuerzo de gran alcance para reducir el carbono incorporado

El contexto: en Vancouver, el carbono incorporado de los nuevos edificios representa aproximadamente 179,500 toneladas de emisiones de carbono cada año. En 2019, el Ayuntamiento de Vancouver estableció el objetivo de reducir los niveles de carbono incorporado de la construcción de 2018 en un 40 % para 2030.


Enfoque:


En 2020, el Ayuntamiento de Vancouver aprobó la Estrategia de Carbono Incorporado en el Plan de Acción de Emergencia Climática. Esta estrategia utiliza acciones gubernamentales regulatorias, financieras y programáticas para transformar la industria de la construcción de la siguiente manera:


  1. Cambiar las Reglas (Política y Reglamento): “Solo está permitido construir edificios bajos en carbono”. Establecer reglas que exijan que los nuevos edificios se construyan con materiales y diseños bajos en carbono.

  2. Cambiar el mercado (eliminar barreras y brindar incentivos): “Vale la pena construir edificios con bajas emisiones de carbono”. Eliminar barreras y crear incentivos para el uso de materiales y prácticas de construcción bajas en carbono en nuevos edificios.

Cambio de Cultura (Capacity Building and Industry Transformation):

“Nuestro conocimiento, herramientas, redes y cultura respaldan los edificios bajos en carbono”. Coordinar con organizaciones externas y gobiernos para construir capacidad institucional, impulso e impacto, y apoyar el desarrollo de una comunidad de carbono incorporado.


Cambiar el Contexto (Estrategias y Acciones Complementarias): “El ecosistema de la construcción posibilita y fomenta la edificación baja en carbono”.

Resultados: Los resultados del modelo indican que el plan podría generar reducciones totales de carbono incorporado que oscilan entre 63 000 y 98 000 toneladas por año.


Co-beneficios:

  1. Equidad social: al fomentar la transparencia, los desarrolladores pueden elegir materiales de construcción de empresas que promuevan la equidad entre sus trabajadores, la industria y la comunidad.

  2. Económico: Se espera que muchas de las políticas generen nuevos empleos verdes locales bien pagados y una mayor inversión del sector privado en Vancouver, fomentando una economía de fabricación de materiales con bajas emisiones de carbono.

  3. Salud y habitabilidad: El cambio a vehículos de construcción eléctricos y la prefabricación fuera del sitio reducirán el polvo, el ruido y la alteración general de los vecindarios y el medio ambiente, al mismo tiempo que aumentará la velocidad de la construcción.

Aprendizajes clave:


  1. Medir y establecer objetivos. Los gobiernos deberían priorizar la medición y el seguimiento del carbono incorporado en los edificios y establecer objetivos de reducción.

  2. Colaborar y comprometerse. Reducir el carbono incorporado en la construcción requiere la colaboración y el compromiso de todos los actores a lo largo del ciclo de vida del edificio. Los gobiernos pueden facilitar esta colaboración mediante la creación de plataformas para la educación y el intercambio de información, así como mediante la promoción de iniciativas en toda la industria.

  3. Incentivar la construcción baja en carbono. Los gobiernos pueden desempeñar un papel en el incentivo de la construcción baja en carbono a través de políticas como incentivos fiscales, subsidios y códigos de construcción. Al crear una demanda en el mercado de materiales y técnicas con bajas emisiones de carbono, los gobiernos pueden fomentar la adopción de prácticas de construcción más sostenibles.

Celular: 942-367-037

Link de WhatsApp





Regenerativa

Regenerando el mundo contigo.

Servicios de Ingeniería y eficiencia energética de alto desempeño

bottom of page