top of page
  • Foto del escritorRegenerativa

Aumento de las Emisiones Operativas y la Demanda de Energía


Las emisiones de la operación de edificios son el mayor contribuyente a las emisiones globales relacionadas con los edificios. En 2021, las emisiones operativas representaron el 27 % (8 % de las emisiones en el sitio y 19 % de las emisiones fuera del sitio) de todas las emisiones de CO2 en el mundo. También son los que más energía demandan, siendo responsables del 30 % del consumo de energía final global, la mayor parte del cual proviene de la demanda de energía en los edificios residenciales.

De 1990 a 2019, las emisiones globales de CO2 de los edificios se duplicaron. Durante este período, hubo:

  1. Aumento de la demanda de energía: la demanda global de energía final de los edificios creció un 38 %, y el mayor aumento provino de la electricidad (161 %).

  2. Aumento de la electricidad basada en combustibles fósiles: el crecimiento de la demanda de energía se cubrió en gran medida con un mayor uso de electricidad basada en combustibles fósiles, lo que hizo que las emisiones globales de CO2 fuera del sitio de los edificios aumentaran en un 92 %.6

En años más recientes, parece que esta trayectoria ascendente continúa debido a una serie de factores, incluidos los siguientes:

  • Crecimiento de la población: se espera que la población mundial alcance los 9.700 millones para 20507, lo que conducirá a un aumento en la demanda de viviendas y espacios comerciales.

  • Mayor consumo: el crecimiento económico ha llevado a un aumento en el nivel de vida, lo que ha resultado en un mayor uso de electrodomésticos y dispositivos que consumen mucha energía en los edificios.

  • Urbanización: El mundo se está urbanizando cada vez más, con más personas viviendo en ciudades. Las ciudades tienden a tener un mayor consumo de energía que las zonas rurales, debido a la concentración de personas y empresas en un área pequeña.

  • Cambio climático: el cambio climático está provocando más fenómenos meteorológicos extremos, como olas de calor y sequías, que están aumentando la demanda de energía para refrigeración y calefacción en los edificios.

Estos son grandes desafíos globales con implicaciones para las comunidades de todo el mundo. Por ejemplo, en India, las operaciones de construcción representan alrededor de un tercio del uso de energía. Sin cambiar la forma en que se alimentan los edificios, se estima que su sector de edificios consumirá tres veces más energía para 2050 en comparación con la que se utilizó en 2022, y se espera que las emisiones de carbono se cuadrupliquen.

En los Estados Unidos, cada año se emiten hasta 600 millones de toneladas de contaminación por CO2 (una décima parte de las emisiones totales de los Estados Unidos) debido a la quema de combustibles fósiles como gas, petróleo o propano para calentar espacios, calentar agua y cocinar en hogares y hogares. edificios Y cuando agrega estimaciones de fugas de metano, ese número aumenta hasta mil millones de toneladas de CO2 equivalente.

¿A qué aspiramos?

Para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París y alinearse con un futuro sin carbono, las emisiones de la operación de edificios deben reducirse a más de la mitad para 2030 y cero neto para 2050.


Para cumplir con este objetivo, debemos abordar las emisiones operativas en el sitio y fuera del sitio. Esto requerirá esfuerzos significativos para reducir la demanda de energía de nuestros edificios y garantizar que la demanda de energía restante se satisfaga con energía limpia.

Para descarbonizar completamente las operaciones de los edificios, nos enfrentamos al doble desafío de abordar tanto la construcción nueva como los edificios existentes:

  1. Nueva construcción: el desafío aquí es construir bien la primera vez mediante el diseño de edificios que requieran menos energía para funcionar. En general, es más fácil construir bien desde el principio que renovar un edificio mal diseñado con altas emisiones operativas. Es importante asegurarnos de aprovechar esa oportunidad, especialmente en países de economías emergentes que se están expandiendo activamente.

  2. Edificios existentes: Los edificios existentes requieren reacondicionamiento y renovación para mejorar el rendimiento operativo. Para 2040, alrededor del 65 % del parque inmobiliario serán edificios que ya estaban en pie en 2020. Esto es importante para los países que ya están construidos. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el 80 % de los edificios que existirán en 2050 ya se han construido. En las ciudades más pobladas de los Estados Unidos, el consumo de energía de los edificios existentes es la mayor fuente de emisiones de carbono, ya que representa entre el 64 y el 73 %. Si se dejan como están, estos edificios seguirán emitiendo GEI, lo que hace que el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París sea poco probable.

Profundizaremos en las estrategias que se pueden usar para reducir las emisiones operativas en el sitio y fuera del sitio de edificios nuevos y existentes con más detalle en la próxima sección. Por ahora, es importante reconocer que mientras buscamos eliminar las emisiones que contribuyen al cambio climático, la descarbonización de la forma en que usamos la energía en nuestros edificios tiene un inmenso potencial. Actualizar 100 millones de hogares a electricidad en lugar de gas natural puede reducir las emisiones en 40 millones de toneladas métricas de CO2 al año, lo que equivale a retirar 8 millones de automóviles de nuestras carreteras.



Conclusión:

Cada vez que encendemos una luz o un ventilador en nuestra casa o lugar de trabajo, usamos energía. Cuando esta energía se deriva de los combustibles fósiles, los GEI se liberan a la atmósfera, lo que constituye la mayor contribución de los edificios al cambio climático.

Para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París y alinearse con un futuro sin emisiones de carbono, las emisiones de la operación de edificios deben reducirse a más de la mitad para 2030 y cero emisiones netas para 2050. Sin embargo, una población en crecimiento y una clase media en expansión significan que la demanda de refrigeración y es probable que aumente la energía.

Para satisfacer esta creciente demanda, las soluciones energéticas deben abordar las emisiones operativas en el sitio y fuera del sitio en edificios nuevos y existentes. Veremos algunas posibles soluciones en la próxima publicación.

Conclusiones clave
  1. Las emisiones de la operación de edificios se producen en el sitio a partir de la quema de combustibles fósiles en los edificios y fuera del sitio a partir de la generación de electricidad y calor utilizada en los edificios.

  2. Las operaciones de construcción producen el 27% de las emisiones globales de CO2 y representan el 30% del consumo de energía final global.

  3. Las emisiones de la operación de edificios y la demanda de energía han aumentado (y seguirán haciéndolo) debido a una serie de factores, incluidos el crecimiento de la población, el crecimiento económico, la urbanización y el cambio climático.


Celular: 942-367-037

Link de WhatsApp





Regenerative

Regenerando el mundo contigo.

Servicios de Ingeniería y eficiencia energética de alto desempeño

Comments


bottom of page